Página 2 de 15
Si Rajoy en el cierre de campaña para las elecciones europeas afirma como resumen que ‘no podemos tirar por la borda la recuperación’, quiere decir que está haciendo política nacional y no europea.
Es de temer lo que ocurrirá en Europa desde el próximo lunes: en la mayoría de países se prevé que gane la extrema derecha o alcance resultados sobresalientes.
O Izquierda Plural si prefieren llamarlo así. Porque es el menos imperfecto, el menos corrupto y el más audaz y novedoso en sus propuestas.
La impactante noticia del impresentable órdago de Susana Díaz a la ejemplar consejera de vivienda Elena Cortés ante el realojo de la Corrala Utopía ha disipado cualquier duda: si IU ha escogido la utopía, PSOE ha escogido el régimen.
Ni en Esperanza Aguirre y su show. Ni en que aún no tengan candidato para las europeas ni falta que les hace teniendo a Rajoy, bloqueado en el AVE camino de la intermunicipal valenciana. 
Presumo que la apasionante vida política española se centrará hoy casi en exclusiva en el incidente habido entre la conductora Esperanza Aguirre y el agente de movilidad del Ayuntamiento de Madrid que trataba de multarla por aparcamiento momentáneo pero indebido, y que con seguridad ustedes conocen.
Según la última EPA, el número de familias que no tiene ningún tipo de ingreso, ni de trabajo, ni de pensión, ni siquiera de subsidio, es de setecientas mil. De esta manera, desde finales del 2011 hay un 19 % más de familias en la que ninguno de sus miembros aporta nada a la unidad familiar y que están en…
Dicen que a este país le hace falta un gran pacto de Estado contra el paro, y en ello, al parecer, anda el Rey, muy sensibilizado con el tema del empleo ahora que no las tiene todas consigo en lo que a mantener el suyo se refiere.
El contraste entre el comportamiento del Banco Central estadounidense (el Federal Reserve Board, FRB) en EEUU y el Banco Central Europeo (BCE) en la Eurozona es enorme.
En la tradición del PCE hay una serie de constantes que se manifiestan a lo largo de toda su existencia. Una de ellas, quizás la más característica, es la de saber como actuar en los momentos de emergencia, de excepcionalidad, de ruptura de los mecanismos normalizados de relación social y política.
El dogma neoliberal ha dominado la cultura política, económica y mediática de los países del Atlántico Norte desde la década de los años ochenta del siglo pasado.
Recuerdo los tiempos en que Rajoy trataba de ser un Ultrasur parlamentario. Qué no habrá hecho este hombre para ser presidente del Gobierno. Aconsejado por sus modistos electorales, se calzaba las botas de caña alta y su bomber de chaqueta cruzada y corbata a juego para subir a las gradas del hemiciclo presto a armar bronca, a dejarse la garganta…
“El paro es la principal razón para el cambio político”. “Cuando yo gobierne, bajará el paro”. Con estas solemnes afirmaciones, en la cola del INEM, se presentaba Mariano Rajoy a las elecciones.
La última Encuesta de Población Activa ha arrojado un dato demoledor: desde que gobierna Rajoy, han desaparecido 1.175.000 puestos de trabajo, que hay que apuntar en el debe de su política de recortes a ultranza, cuyo poder destructivo sobre el empleo se ha visto amplificado por la catastrófica reforma laboral vigente desde febrero de 2012.
Nuestro más terrible problema actual es, en mi opinión, que media España está en guerra civil mental con la otra media, sin que de momento se nos hiele el corazón. Afortunadamente no pasa de lo ideológico y no llega a la guerra civil real de las armas.
El mal llamado banco malo no era en realidad tan malo, particularmente para sus altos ejecutivos, que en su primer mes de trabajo ganaron unos 33.000 euros cada uno. No, no has leído mal, pío lector: 33.000. Tres, tres, cero, cero, cero.
Las últimas noticias sobre la economía española y la reacción del gobierno ante las protestas ciudadanas marcan a mi juicio un punto definitivo de no retorno.
Cuando ganó las últimas elecciones generales, Rajoy debió de pensar que la mayoría absoluta era un cheque en blanco para hacer durante cuatro años lo que le diera la gana. Y desde entonces se ha pasado por el forro, una tras otra, todas sus promesas:
Resulta inexplicable que con seis millones doscientos mil parados no haya una revolución social. Claro que ¿con una revolución social dejaría de haberlos? Probablemente no, en sus primeros tiempos, pero al menos estaríamos en una nueva vía de intentarlo
La desigualdad, uno de los índices más fiables para determinar si un sistema político y social es o no justo, resulta consustancial con el capitalismo pero no tendría por qué guardar relación directa y automática con la crisis y su evolución. Eso en teoría porque, en la práctica...
Página 2 de 15

Sobre Nosotros

Somos una web de Noticias Curiosas.

Intentamos publicar lo mejor y lo peor de la red, curiosidades y actualidades.

Leer Mas

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…
Finish