Lunes, 01 Febrero 2016 01:35

Consejos para sonar más inteligente

Valora este artículo
(4 votos)
Hoy en día nadie pone en duda el inconmensurable poder de la comunicación. De poco o nada sirve ser increíblemente inteligente si, al abrir la boca para expresar tus ideas, todo son balbuceos, manos retorciéndose, incoherencia y palabras vacías. Las personas elocuentes parecen más inteligentes de lo que realmente son, y ese don de la palabra les reporta incontables beneficios.
Afortunadamente la elocuencia es una facultad susceptible de ser aprendida, practicada y dominada con algo de dedicación. Y estos nueve trucos son un buen lugar por donde comenzar.
 
1. Si estás sentado, mantén la columna recta pero en posición relajada.
La elocuencia es un binomio de palabras y lenguaje corporal. Y la columna, como pilar que sustenta todo tu cuerpo, cobra en este sentido un papel protagonista. La posición de tu espalda es la base de tu lenguaje corporal y, por tanto, la raíz de tu elocuencia. Mantente erguido pero sin parecer forzado, o parecerá que te sientes incómodo.
 
2. Mantén tu barbilla erguida, pero sin pasarte.
La posición de tu cabeza es tan importante como la de tu espalda. Una barbilla erguida muestra seguridad y determinación, mientras que una postura cabizbaja hará perder toda la fuerza a tus palabras.
 
3. Concéntrate en tus interlocutores.
La elocuencia sólo tiene sentido si hay alguien escuchándote, y nadie lo hará si notan que tu mente está en otra parte y tu mirada vaga de un lado a otro de la sala. La elocuencia sin atención no es más que un discurso vacío de contenido.
 
4. Habla lo suficientemente alto para ser escuchado.
Un casi imperceptible hilillo de voz es incapaz de persuadir, seducir o transmitir, por mucha fuerza que tenga el fondo de las palabras. Y, del mismo modo, demasiados decibelios distraen la atención del mensaje y dan sensación de agresividad.
 
5. Recurre a palabras con fuerza apoyadas por los gestos adecuados.
Utiliza las manos para subrayar los puntos más importantes. La mejor forma de saber cómo hacerlo sin parecer teatral es observar a los políticos más elocuentes y tratar de imitarlos con naturalidad. Observarás como las palabras parecen emerger de los propios gestos.
 
6. Utiliza una posición corporal estratégica.
Si estás de pie, moverse levemente de un lado a otro es una forma de mantener la atención de tus oyentes (sin parecer el correcaminos, por supuesto). En cambio, si estás sentado la parte superior de tu cuerpo debe cobrar el protagonismo, y es una buena idea inclinarse hacia delante cuando se diga algo importante o reorientar la posición de la silla en señal de que estás introduciendo un nuevo concepto.
 
7. Intercala diferentes velocidades.
Se trata de evitar la monotonía, tanto con un discurso lento donde las palabras parecen arrastrarse como uno demasiado rápido que haga perder rápidamente la atención al oyente. La mejor elección es intercalar velocidades en función de lo que se diga en cada momento.
 
8. Sé consciente del valor del silencio: recurre a las breves pausas para crear expectación y énfasis.
Un silencio bien empleado es la joya de la corona de la elocuencia y puede expresar mucho más que las palabras. Una breve pausa puede transmitir sensación de intriga, de afectación…
 
 
Fuente: forbes
 

Author

Mumba

Es más fácil saber como se hace una cosa que hacerla.

Overall Rating (0)

0 out of 5 stars

Leave your comments

Post comment as a guest

0
Your comments are subject to administrator's moderation.
  • No comments found

Sobre Nosotros

Somos una web de Noticias Curiosas.

Intentamos publicar lo mejor y lo peor de la red, curiosidades y actualidades.

Leer Mas

Twitter feed

All for Joomla All for Webmasters
Finish