Antes de que pasen 20 años. Dos décadas. Apenas cinco mundiales de fútbol. En menos de que cante un gallo el ser humano establecerá el primer contacto, por fin, con los seres de otros planetas.

Publicado en Ciencia