en

Los científicos encuentran el modo de librarse de esa canción que no se te quita de la cabeza

El alpinista Joe Simpson recuerda cuando estuvo a punto de morir tras un accidente en un glaciar peruano. Mientras se debatía entre la vida y la muerte, en su cabeza no dejaba de sonar una canción que odiaba: el ‘Brow girl in the ring’ (“sha la la la lá”), de Boney M.

En inglés le llaman “earworm”, en alemán, “ohrwurm”. Un grupo de afectado estamos intentando difundir su traducción literal al castellano: el “gusano de oreja” o “gusano de oído”. Nos estamos refiriendo a esa %&#|*!! canción que, como le sucedía al montañero, se te mete en la cabeza y no eres capaz de desalojarla.

 

Pongamos por caso que has entrado a comprar tabaco al bar y, desprevenido e impotente, te has visto obligado a oír el ‘Ai se eu te pego’. Es probable que la machacona canción lleve todo el día rebotando en tus meninges, en un desesperado bucle cacofónico. La sabiduría convencional nos dicta que lo sensato en esa situación es traer a la mente otra canción igual de pegadiza: ‘Aquí no hay playa’, ‘Waterloo’ o ‘Bad Romance’. Un gusano de oreja saca a otro.

 

Pero el remedio puede ser peor que la enfermedad: imagínate pasar este gélido lunes tarareando el evocador ska de The Refrescos. Los científicos nos proponen una panacea para el síndrome de la canción machacona: llevar a cabo un reto intelectual que absorba toda la actividad neuronal, no dejando un resquicio para la incómoda banda sonora: resolver un crucigrama o un Sudoku o leer una novela.

 

gusanooreja2-9391166

 

“Si puedes hacer algo automáticamente, como conducir o caminar eso significa que no estás usando toda tu capacidad cognitiva, de modo que queda mucho espacio libre para que tu loro interno empiece a sonar”, explica la psicóloga Ira Hyman, de la Universidad Western Washington, que sometió a un grupo de voluntarios a un bombardeo de temas de los Beatles, Lady Gagá y Beyoncé.

 

“Del mismo modo –remata- si estás intentando hacer algo realmente duro, entonces tu cerebro no se compromete  lo suficiente, de modo que la música vuelve. Lo que necesitas es algo a mitad de camino, que no deje demasiado espacio libre en el cerebro”. Tareas verbales como resolver anagramas o leer una buena novela pueden ayudar a mitigar el efecto bucle de la tonadilla.

 

Por cierto, entre los temas más citados como incitadores de gusanos de oreja por los participantes en el estudio, además de toda la discografía de la citada Lady Gaga, están ‘California Gurls’; ‘Call me baby’, de Carly Rae Jepsen; ‘I wanna hold your hand’, de The Beatles y ‘Single ladies’, de Beyoncé, más conocido como ‘Paco, Paco, Paco’.

 

¿Y tú, cuál es esa canción que no eres capaz de quitarte de la cabeza?

 

 

Fuente: lainformacion.com

 

 

¿Qué te parece?

15 points
Upvote Downvote

Escrito por Elena Castello

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

#Video La última cena: Boxer con cáncer come ‘banquete’ antes de ser sacrificado

Paper Child Caricaturas recortadas interactuando en la vida real