en

El idioma que mas rápido se habla

Un nuevo estudio publicado en la revista Language sobre la velocidad a la que nos comunicamos en los principales idiomas concluye que existen diferencias notables entre los países orientales y los occidentales.

Para comprobarlo, los autores se basaron en 20 textos cortos traducidos a siete lenguas: chino mandarín, inglés, francés, alemán, japonés, italiano y español, pronunciados por decenas de hablantes nativos.

Una de las conclusiones es que algunos idiomas necesitan más tiempo para contar exactamente la misma historia. Concretamente, los textos en inglés son mucho más cortos que los mismos textos traducidos al japonés. Sin embargo, las lenguas que se hablan más rápido (con una mayor tasa silábica, es decir más sílabas por minuto) tienden a incluir menos información en cada sílaba individual. En otras palabras, la densidad informativa del inglés es menor que la de otros idiomas que se hablan más lento. 

 

Según François Pellegrino, de la Universidad de Lyon (Francia), el estudio confirma que hay varias estrategias posibles de codificación lingüística pero que, ya sea hablando rápido o despacio, en todos los idiomas transmitimos la información con la misma eficacia. En el caso concreto del español, que se habla rápido, Pellegrino concluye que utiliza muchas sílabas en poco tiempo pero cada una de ellas contiene poca información. En el extremo opuesto estaría el chino mandarín, que es mucho más lento pero transmite más contenido en cada palabra. Fuente: Muy Interesante

Escrito por Susi

Comentarios

Deja una respuesta
  1. «el chino mandarín, que es mucho más lento pero transmite más contenido».
    Sera por eso que los chinos son los más torpes por mucho, a la hora de aprender otras lenguas……por lo lento de su idioma, quizá?.
    Saludos y muy entretenido blog este.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Un planeta a 36 años luz podría albergar vida

Comer nueces reduce a la mitad el riesgo de padecer cáncer de mama