en

Muere Ben Gazzara, imprescindible en el cine independiente de USA

El actor Ben Gazzara falleció el viernes por la noche a los 81 años, víctima de un cáncer de páncreas. Nacido en 1930 en Nueva York con el nombre de Biagio Anthony Gazzara su vida estaba encaminada a convertirse en un delincuente adolescente hasta que descubrió su vocación por la interpretación.

Fue alumno del Actor's Studio y entre sus primeros papeles en Broadway destaca el de Brick en 'La gata sobre el tejado de zinc' a las órdenes de Elia Kazan.

El salto al cine lo dio en los años 50 y llamó la atención de la crítica con 'Anatomía de un asesinato' (1959), de Otto Preminger, donde interpretaba a un teniente del Ejército al que James Stewart defendía de una acusación de violación .

Gazzara supo combinar sus trabajos comerciales con otros más alternativos y fue uno de los primeros en apostar por el cine alternativo, especialmente de la mano de su amigo y director John Cassavetes, con personajes para el recuerdo en cintas como 'Maridos' (1970), 'El asesinato de un corredor de apuestas chino' (1976) y 'Noche de estreno' (1977). Otras cintas en las que participó en una lista que supera las sesenta películas son 'Capones' (1975), de Steve Carver; 'Lazos de sangre' (1979), de Terence Young; 'Saint Jack, el rey de Singapur' (1979), de Peter Bogdanovich; 'Ordinaria locura' (1981), de Marco Ferreri; 'La trama' (1997), de David Mamet; 'Buffalo '66' (1998), de Vicent Gallo; 'Happiness' (1998), de Todd Solondz; 'El gran Lebowski' (1998), de los hermanos Coen o 'Dogville' (2003), de Lars von Trier.

Fue uno de los primeros actores de renombre que apostó por la televisión y es recordado por su trabajo en la miniserie 'QB VII'.

En el plano personal, se casó en tres ocasiones y tuvo dos hijas, una de ellas de su segundo matrimonio y la segunda adoptada tras casarse con su tercera esposa.

En 2004 sufrió un cáncer de boca pero eso no le impidió seguir trabajando ni viajar por el mundo, especialmente a Italia donde pasaba largas temporadas. En septiembre de 2005 llegó a San Sebastián para recibir el Premio Donostia. Se reveló dueño de un peculiar sentido del humor -entre risas, en una entrevista concedida a DV, afirmó que «sigo trabajando para mantener mis casas»- y un enamorado de su perro 'Maxie'. También hizo gala de ser un fiel amigo cuando, como respuesta a qué había sentido al conocer la noticia del galardón, comentó que «recordé a los amigos. El trabajo realizado con amigos como Cassavetes, Bogdanovich o Kazan. También a todos aquellos con los que empecé en esto de la interpretación. No podría haber recibido este premio si no hubiera sido por ellos que me formaron».

La misma pasión

En San Sebastián aseguró que su gran pasión seguía siendo la actuación y comentó que «me levanto con la misma pasión que hace cincuenta años». Aunque reconoció que también había vivido momentos muy duros porque tenía que lidiar con «una depresión de la que me ha costado salir». Entre sus actores favoritos estaba James Stewart, le hubiera gustado trabajar con Fellini y Antonioni y creía que el cine había perdido el glamour: «Sinceramente, no me gusta ver a Al Pacino o a Robert de Niro dando un beso a una mujer en una pantalla». Quitaba romanticismo a su experiencia en el cine independiente con Cassavetes porque afirmaba que «nos juntábamos cuando los estudios decían no a un proyecto».

Fuente: diariovasco.com

Escrito por Vinilo

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Trailer de la pelicula Blancanieves y la leyenda del cazador

Madrid 20020