La paciencia de una estatua

0
63daee459d7ea7df020c27bdb9b1c065 - La paciencia de una estatua

63daee459d7ea7df020c27bdb9b1c065 - La paciencia de una estatua

A un artista callejero de Australia le colmaron la paciencia, cuando un transeúnte se pasó de vivo y comenzó a molestarlo. David Mulder es un mimo que desde hace 5 años trabaja en el lugar caracterizado como un vaquero plateado, interactuando con los turistas. 

Fue durante una jornada como cualquier otra que un hombre comenzó a molestarlo pese a la reprobación de los espectadores, tocándolo y jugando con su sombrero.

 

Primero comenzó tocándole la nariz, mientras la estatua viviente saludaba a un niño. Ante la risa de los espectadores, el hombre continua tocándole insistentemente las orejas y moviéndole el sombrero; pero como el trabajador se mantenía quieto, el turista realiza una acción que pasa a ser la gota que rebosa el vaso, cuando decide mojar la oreja del mimo con saliva.

 

La broma había llegado demasiado lejos y como bien dice el dicho "la paciencia tiene un limite", por lo que el artista callejero no aguanto más, y decidió ponerle punto final al "gracioso" con un gran golpe. 

 

Mulder se mantuvo quieto hasta que el bromista se humedeció el dedo en la boca para introducirlo en la oreja del mimo. "En ese momento fue cuando pensé 'Acabas de cruzar el límite'", afirmó a la cadena australiana 9 News.

 

Fue entonces cuando el artista le dio repentinamente un puñetazo en la cara al bromista, quien salió de cuadro por efecto del golpe. Según testigos, quedó con la boca ensangrentada.

 

Fuente elsolonline.com

 

 

About author

No comments