2aedc634fe7e26bfc4147a003d49f844 - Lecciones laborales que debemos aprender de los niños

Lecciones laborales que debemos aprender de los niños

2aedc634fe7e26bfc4147a003d49f844 - Lecciones laborales que debemos aprender de los niños

Son inocentes y atrevidos, no temen arriesgar y su sonrisa perdona los negocios –familiares- más nefastos. Quizás tengamos que aprender en el trabajo mucho más de lo que creemos de los infantes.

Olvidar lo que fuimos es un craso error que la mayoría cometimos, sobre todo porque no valoramos los pequeños detalles en nuestro día a día, cosa que ellos sí que saben hacer al estar iniciado su vida. Entre otras lecciones, deberíamos de atrevernos a probar cosas nuevas: ellos nunca dicen no a nada. ¿Qué podemos perder? Posiblemente menos de lo que creamos. 

 

Dejar crecer a nuestro niño interior también sería muy necesario si queremos seguir manteniendo fresca nuestra curiosidad e imaginación, virtudes que menguan con los años tristemente. ¿Puedes imaginar una reunión laboral con personas aportando ideas tan imaginativas como un niño? 

 

Además, ellos expresan lo que sienten en todo momento, cualidad que la vergüenza del adulto en su puesto laboral tacha. ¿La sinceridad es un valor en alza? Ellos tienen de sobra para dar y regalar. 

 

Los prejuicios a la hora de tratar con un compañero o socio son algo que los infantes no tendrían en cuenta. Al estar abiertos a vivir más experiencias que un adulto, estos pensamientos negativos y prejuzgados ni siquiera aparecerían por su cabeza. 

 

Pero ante todo, una cualidad de la que tenemos que tomar nota cuando se habla de las posibilidades de un pequeño, es su capacidad de soñar a lo grande. ¿Qué fue de ella? La mayoría la relegamos con planes estables y que nos aporten seguridad –los niños incluso los podrían llamar aburridos-, ¿nos merecen la pena? 

 

Así que ya sabes, antes de una importante reunión o meeting empresarial, desecha esas cualidades férreamente implantadas entre los hastiados adultos y atrévete, al menos, a llevar un calcetín de cada dolor. Alimenta al niño empresarial que llevas dentro.

 

Fuente: forbes.es

 

Comments

0 comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.