5b80d7aea0760aab73e59e1b08444ac9 - Conocimientos para defender nuestro derecho a la sanidad

Conocimientos para defender nuestro derecho a la sanidad

5b80d7aea0760aab73e59e1b08444ac9 - Conocimientos para defender nuestro derecho a la sanidad

Uno de los aspecto más necesarios para poder defender nuestros derechos es el conocimiento de las leyes que nos amparan,

aunque este amparo sea más bien relativo ya que lo que podemos hacer para influir en la redacción y puesta en marcha de las leyes es a mi juicio bastante poco, ya que la participación realmente democrática en la configuración de esta sociedad y su sistema jurídico ha sido limitado sólo a votar cada cuatro años, lo cual tampoco te garantiza que los que salgan elegidos legislen de acuerdo con el interés general y además vemos qué poco caso se hace a las manifestaciones en la calle cuando la gente sale a decir que no está de acuerdo con algo; pero dejando a un lado esas deficiencias democráticas con las que contamos es importante que seamos conocedores de la legislación que regula algunos derechos para estar más capacitados para defenderlos.

 

 La Sanidad es un tema que nos preocupa a todos, ya que cuando la salud falla es el momento en que como persona estamos más vulnerables y sentimos que nuestra posibilidad de acción para cambiar las cosas y controlar nuestra vida es ínfima. Desde las altas esferas han sabido desde siempre esta preocupación de la sociedad y han jugado con ella para meternos en la mente ideas falsas y desviar nuestra atención, viendo políticos manifestar abiertamente y sin decoro que los inmigrantes nos van a quitar el derecho a la sanidad y que no deberían ser tratados por el Sistema sanitario, así desvían la atención de la ciudadanía de acciones que se están dando que sobrepasan la línea de la legalidad y que aceptamos sin decir nada y en ocasiones no sólo eso sino que caemos en su juego culpabilizando a personas que como seres humanos tienen derecho a una sanidad y a un trato digno y miramos a un lado y no les pedimos responsabilidad de su mala gestión económica del servicio que es lo que realmente ha puesto en peligro nuestro sistema sanitario.

 

En la actualidad se está dando una situación de negación de atención sanitaria a personas en desempleo que han finalizado el cobro de la prestación por este concepto, alegando que están fuera del sistema de recaudación de la seguridad social y que por tanto no tienen derecho a la asistencia sanitaria, lo que lleva como resultado empeorar más la situación de unas personas que están pasando por un momento de gran dificultad y que desconocen sus derechos.

 

Para evitar esta situación es importante saber algunos datos, el principal es que no tienen que pagar tal como se les dice ni es necesario hacerse una cartilla como beneficiario de otra persona sino la tramitación de una cartilla como titular pero carente de recursos económicos donde deberá ser atendido siempre y en todo momento, por que por ahora el sistema sanitario que tenemos es universal y se tiene derecho por el simple hecho de ser persona, y éste es un avance social muy importante que no debemos dejar que se destruya, para ello hay que tener en cuenta que :

 

La Ley que regula actualmente la sanidad a nivel estatal es la Ley 14/1986 de 25 de abril General de Sanidad, que lo más importante que tiene es haber marcado una diferencia importante con las leyes anteriores desvinculando la atención sanitaria de la cotización de la Seguridad Social y dándole un carácter universal, así en su artículo 1.4 dice que “serán titulares de derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria todos los españoles y ciudadanos extranjeros que tengan establecida su residencia en España”, viendo esto no nos dejemos engañar más porque no dice nada de la situación de empleo ni de desempleo, ni tampoco dice que deba ser tratado de forma inhumana una persona extranjera y deba negársele la atención médica.

 

En las leyes anteriores la asistencia sanitaria era una prestación contributiva de la Seguridad Social a la que se tiene derecho si se forma parte del Sistema, es decir se cumplen requisitos de afiliación, alta y se aporta económicamente mediante las cotizaciones de la seguridad social, y para abarcar a personas que no estaban dentro del sistema (desempleados) se daba la opción de la figura del beneficiario de otra tarjeta sanitaria pero tras la ley de sanidad de 1986 esta figura deja de tener sentido ya que se introduce un principio fundamental y del que no deberíamos renunciar el principio de universalidad.

 

Y esto fue regulándose y a partir de 1999 cuando entra en vigor la ley de presupuestos generales para ese año se hace un cambio importante y la sanidad no se sufraga de la cotización de la seguridad social sino que es financiada por todos los ciudadanos a través de los impuestos, como el IRPF, el IVA, los impuestos de las gasolinas, los de las Comunidades Autónomas, etc, es decir que todos estamos contribuyendo al pago de la sanidad, simplemente con comprar una caja de galletas un porcentaje va a la sanidad.

 

Teniendo en cuenta todas estas cosas es importante que no nos dejemos engañar y sigamos defendiendo un sistema sanitario de calidad y que no abandone el principio de universalidad, porque todo ser humano tiene derecho a ser atendido correctamente y no podemos dejar que usen como medio para arreglar lo que no funciona correctamente que priven de derechos esenciales a otras personas, porque nunca restándole a los demás conseguiremos mejorar nosotros, sólo consiguiendo que los derechos sean más, lleguen a más gente y sean distribuidos más igualitariamente conseguiremos conseguir una sociedad más justa y en equilibrio donde el valor de ser humano esté por encima de intereses particulares ajenos a valores humanos.

 

 

Fuente rainbowwritee.wordpress.com

Comments

0 comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.