en

Se suicida en directo mientras chateaba por Facebook

Claire Lin, una chica taiwanesa, se suicidó el pasado 18 de marzo mientras chateaba en Facebook con varios amigos. 

Al parecer Claire Lin estaba deprimida por razones sentimentales. Su novio la ignoraba y aparte no llegó a tiempo para celebrar su cumpleaños trigésimo primero, el cual era justamente el 18 de marzo.

Lin se suicido inhalando humos tóxicos provenientes de un parilla encendida que quemaba distintos objetos. La parrilla estaba dentro del mismo cuarto que Lin, la cual tenía las ventanas cerradas por lo que el humo fue poco a poco llenando el espacio y matándola lentamente.

 

Durante su suicidio, Lin hablaba con nueve amigos en Facebook a quienes les contaba su depresión y al mismo tiempo subía fotos del progreso del humo en el cuarto, su sofoco y sus ojos llorosos.

 

Varios amigos intentaron convencerla de que abriera las ventanas y apagara la parrilla. También intentaron saber el lugar donde se encontraba pero ninguno aviso a la policía.

 

Claire Lin murió ese día pero antes de hacerlo escribió: “Es muy tarde. Mi cuarto está lleno de humo. Acabo de subir otra foto. Aunque me estoy muriendo todavía quiero FB (Facebook). Debe ser veneno de FB. ¡Ja, ja!“.

 

Después falleció y su cadáver fue hallado a la mañana siguiente por su novio, quién lamentó que ninguno de sus amigos avisara a la policía aunque al parecer eran amigo únicamente de Facebook porque dijo: “Es difícil encontrar a un amigo de Facebook sin su dirección o teléfono“.

 

Un caso más que le da razón a la existencia de un servicio de Facebook preventor de suicidios.

 

Chan Ben-rei, sociólogo de la Universidad de Feng Chia en Taiwan, declaró que el incidente refleja el aislamente social en la era de Internet.

 

 

 

Fuente fayerwayer.com

 

 

Escrito por Mumba

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Miles de millones de planetas como el nuestro en el vecindario

El papel higiénico, un ejemplo del despilfarro estructural del Estado