en

El Estado cada vez recauda menos dinero

Los ingresos del Estado siguen cayendo en picado, lo que dificulta el cumplimiento del objetivo del déficit. El déficit acumulado en el primer trimestre del año (el 1,85% del PIB) se ha triplicado respecto al déficit del mismo período de 2011.

Lo reconoce el propio Gobierno, aunque con matices. En cualquier caso la derivada de estos datos es clara: los recortes no están reduciendo el déficit. ¿Por qué? la clave no está tanto en los gastos como en los ingresos del Estado, que en el arranque de 2012 se han reducido con respecto al año anterior. 

 

El déficit acumulado en el primer trimestre fue de 19.696 millones de euros. En términos de contabilidad nacional el Estado gastó 43.162 millones de euros, frente a unos ingresos no financieros que ascendieron a 23.466 millones.  Con estas cuentas en la mano se antoja difícil que se pueda cumplir el objetivo del 5,3% del PIB a final de año. 

 

Tal y reconoció el Banco de España, la bajada de los ingresos fue "responsable en un 90%" del desvío del déficit en 2011 (8,51% del PIB) y lo está siendo ahora en 2012. Con el país en recesión y una tasa de paro desbocada —ya está por encima del 23%—, el Estado sufre una merma importante de los ingresos. En términos globales los ingresos tributarios descendieron en el primer trimestre un 2,5% cuando el Gobierno prevé que en 2012 crezcan un 4%. Esta reducción de los ingresos impositivos es la mejor muestra del deterioro de la economía.

 

Al margen de que el Gobierno haya adelantado algunas de las transferencias a otras administraciones públicas, principalmente comunidades autónomas, para resolver sus dificultades de liquidez, la realidad se impone: el pago de los intereses de la deuda ha crecido un 18% mientras que la recaudación por impuestos directos ha caído un 3,7% y la de los impuestos indirectos, un 7,4%. En el aspecto impositivo sólo se recauda más en tres impuestos: luz, tabaco y cerveza. El resto de impuestos sigue en caída y la situación podría ser aún más sombría si no fuera por la subida del IRPF (la principal partida de ingresos no financieros del Estado). 

 

La subida del impuesto de la renta aprobada el pasado 30 de diciembre ha evitado el desplome de la recaudación del IRPF, que apenas ha descendido un 0,1% respecto al año pasado: en el primer trimestre de este año recaudó 19.644 millones gracias a que las retenciones del trabajo aumentaron el 6,8 % en marzo. Pero los ingresos del IVA han descendido un 9,2% para recaudar 14.318 millones. Y otros impuestos no recaudan nada: el impuesto de sociedades tuvo un saldo negativo de 313 millones, debido a que la recaudación fue menor a las devoluciones.

 

El objetivo se mantiene

El Gobierno mantiene el optimismo, pese a todo. Está convencido de que logrará la meta de déficit acordada para 2012. Achaca el desvio del déficit en el primer trimestreal adelanto de transferencias a las comunidades autónomas (5.000 millones) y a la Seguridad Social (2.900 millones). Esas transferencias elevan el gasto algo más del 13%, pese a que a que se ha recortado un 44% la inversión y el gasto corriente en bienes y servicios se ha reducido un 37,5%.

 

Hacienda hace hincapié en que sin tener en cuenta todas estas circunstancias extraordinarias, y haciendo una comparación homogénea con el mismo periodo del año anterior, el déficit del Estado habría disminuido el 11% y se habría situado en el 0,83 % del PIB.

 

Esos adelantos realizados entre enero y marzo no se van a repetir en los tres trimestres siguientes, dice Hacienda, con lo que su efecto se verá diluido a lo largo del año. Ese es el argumento del Gobierno para mantener a capa y espada que el objetivo del déficit se cumplirá. Tiene nueve meses por delante.

 

 

Publico .es

 

 

Escrito por Elena Castello

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Un águila ataca a una turista británica para llevarse a su perra

Sabotaje coordinado en nueve líneas de Metro en protesta por el tarifazo