en

Embarazada y apaleada pierde a su bebe por un Guardia Civil en Fuerteventura

La mujer agredida describe la agresión sufrida a manos de un guardia civil.

La supuesta agresión policial recibida por una mujer le provocó el aborto del bebé que esperaba. Los hechos se produjeron en la carpa del campeonato mundial de windsurf de Fuerteventura, en el municipio de Pájara, la noche del día 19 de Julio de 2008.

Jacqueline Gómez, una mujer de origen brasileño, ha denunciado la supuesta agresión de la que fue objeto por parte de un guardia civil y tras la cual ha perdido el bebé que esperaba, dado que el caso terminó en aborto.

 

El hecho se produjo la noche del sábado 19 de julio de 2008 en la carpa del campeonato mundial de windsurf en Fuerteventura (Canarias) que se desarrollaba en la playa de Sotavento, tras una disputa entre la mujer, Jacqueline Gómez Lima, y su ex pareja, por un teléfono móvil, según señala la agredida. La mujer de origen brasileño indica que todo ocurrió muy rápido. Tras la discusión la llevaron al exterior de la carpa y ahí fue donde comenzó la agresión por parte de uno de los guardias civiles. 

 

Cuando Jacqueline se encontraba en el suelo, advirtió a las autoridades que estaba embarazada y fue cuando el agresor paró. La trasladaron entonces a una furgoneta, donde intervinieron agentes femeninas para limpiarle las heridas y, en ese momento, el guardia civil que la había agredido la insultó delante de sus compañeras y se marchó, según señala. Acto seguido, las autoridades le indicaron cómo recuperar el móvil por el que se originó la disputa y Jacqueline abandonó el lugar en un taxi. 

 

Cuando llegó a su casa se dio cuenta de que sangraba por vía uterina y se dirigió al Centro de Salud de Morro Jable, donde le hicieron una primera exploración y rápidamente la mandaron al hospital de Puerto del Rosario, dado que presentaba amenaza de aborto. Tras una ecografía, los médicos detectaron que el feto no tenía pulso cardíaco y ayer fue declarado como aborto tras el seguimiento de la evolución del feto, ya que había posibilidades de que fuera recuperado.

 

Jacqueline, que se encuentra muy afectada por todo lo ocurrido, en especial por la pérdida de su bebé, señala que: "si el guardia civil se hubiera portado como un policía, lo respetaría, pero se portó como un animal, me agredió como si fuera un hombre, sin pensar en ningún momento en mí. Nadie hizo nada por pararle, se comportaba como si supiera que iba a salir impune de lo que hacía. Le pregunté a sus compañeros su nombre para poder identificarle y nadie quiso responderme, es como si todos le tuvieran miedo".

Escrito por Susi

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0
Los padres de la artista agradecen las muestras de afecto recibidas

La autopsia de Amy Winehouse no determina la causa de la muerte

Un chino lleva 42 años bebiendo a diario gasolina porque es bueno para la salud