en

El viaje más caro del mundo ya tiene compradores

¿Cuánto estarían dispuestos a pagar por un viaje? ¿Qué les gustaría que incluyera? A la hora de vacacionar buscamos buenos precios y sobre todo, hoteles y sitios de interés que sean atractivos; además, tomando en cuenta que las tarifas aumentan en temporadas altas, un gran sector de la población prefiere viajar en fechas que no haya puentes.

Sin embargo, también existen personas que no escatiman en gastos, y por eso se llenan de lujos y atenciones para que sus vacaciones sea inolvidable.

 

En este sentido, un estudiante chino y un empresario italiano han mostrado su interés por adquirir el viaje más caro del mundo, el cual consiste en un recorrido por más de 150 países con dos años de duración, valorado en un millón de libras esterlinas (1,1 millones de euros).

 

La iniciativa, puesta en marcha en marzo por VeryFirstTo.com, un sitio web especializado en experiencias a la medida, incluye en sus gastos una donación de 10 mil libras esterlinas para la Unesco y visitas a cada uno de los 962 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad.

 

El fundador de la empresa, Marcel Knobil, ha explicado que estos dos hombres han expresado su firme interés por convertirse en los primeros viajeros en embarcarse en esta aventura.

 

Por su parte, el comprador chino, que estudia actualmente un doctorado, ha señalado que deberá finalizar sus estudios antes de comenzar el recorrido, mientras que el empresario italiano está a punto de reservar.

 

"Teniendo en cuenta lo mucho que algunas personas están dispuestas a pagar por una o dos semanas de vacaciones, el paquete ofrece una buena relación calidad-precio. La mayor preocupación ha sido la cantidad de tiempo libre necesario", ha destacado Knobil.

 

 

Fuente europapress.es

 

 

Escrito por Susi

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

¿Tener sexo te hace más inteligente?

La ciencia explica por qué resulta tan difícil tomar una sola cerveza