en

Síntomas de que te importa demasiado lo que piensen los demás

Alaska nos hizo preguntarnos ya en los 80 a quién le importaba lo que hiciéramos o dijéramos. Más tarde, Mecano sentenció que lo que opinen los demás está de más, pero parece que todo eso no ha sido suficiente para que escarmentemos.

Así que, ahora llegamos nosotros para decirte que pienses más en ti y dejes de frenarte por el qué dirán.

 

A lo mejor piensas que a ti esto no te pasa, que vas a tu aire y que lo que piensen los demás no te importa, pero seguramente estés más atado de lo que crees. Para que espabiles, te contamos varios síntomas de que te preocupa demasiado lo que digan los demás. Si padeces alguno de ellos: ¡empieza a pensar en ti! 

 

No cuentas las cosas domo son (del todo) 

Tus logros son hazañas y tus errores fracasos estrepitosos. No tienes término medio, te gusta llamar la atención y que se enorgullezcan o compadezcan de ti según corresponda. Necesitas las palabras de los demás para sentirte bien. 

 

No sabes decir que no 

Si alguien te pide un favor, plantarte te parece siempre mal. Muchas veces ayudas a gente que no se lo merece sólo para que no piense mal de ti, cuando en realidad debería darte igual lo que piense porque es sólo un aprovechado. 

 

No te gusta desentonar 

Especialmente en grupos, no eres capaz de decir que algo te incomoda o no te gusta, vas donde vayan el resto. Está bien ceder de vez en cuando, pero deberías empezar a plantearte si haces lo que quieres o lo que te imponen. 

 

No te plantas 

Eres capaz de aguantar carros y carretas con tal de no verte enzarzado en una discusión. Es como si te diera miedo decir las cosas que están mal a los demás. Hablando se entiende la gente, no todo tiene que acabar en bronca. 

 

No te dejas llevar por los sentimientos 

Eres una víctima del "¿y si…?". Rara vez actúas sin pensar y haces lo que de verdad te pide el cuerpo porque siempre crees que puedes llevarte alguna crítica. 

 

No tomas decisiones fácilmente 

Tomar una decisión solo es un mundo para ti. Primero piensas en qué dirá fulanito, después en qué dirá menganito y ya por último, y si se tercia, en lo que te conviene más o menos.

 

Fuente: forbes.es

 

 

¿Qué te parece?

15 points
Upvote Downvote

Escrito por Nana

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0
Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama

6 habilidades comunicativas que necesitas para triunfar

Las lecciones que aprendes después de caerte…