Comienzos difíciles de justificar para alguien que ahora quiere representar algo moderno

Los orígenes televisivos de Albert Rivera: de cuando el líder de Ciudadanos compartía tertulia con ultras y falangistas

Comienzos difíciles de justificar para alguien que ahora quiere representar algo moderno

El primer plató televisivo al que Albert Rivera empezó a acudir con cierta asiduidad fue el de Canal Català, actualmente El Punt-Avui TV. Dicha televisión era una iniciativa del empresario italianoNicola Pedrazzoli. En aquellas fechas, Ciudadanos era un pequeño partido, nacido de la necesidad de plantarle cara al nacionalismo y a la inmersión lingüística, sin ningún peso en la política catalana, y ya no digamos española.

Pedrazzoli, hoy apartado de los medios de comunicación, estaba considerado muy próximo a DavidMadí, el por entonces todopoderoso hombre de confianza de Artur Mas. Gobernaba Zapatero en España y Montilla en Cataluña. Las polémicas que surgieron acerca de Canal Català llegaron en varias ocasiones hasta el CAC, Comité Audiovisual de Cataluña. Una de ellas fue la emisión íntegra de las Doc Sesions, conferencias de Mas de carácter totalmente partidista, y que Pedrazzoli hizo aparecer en pantalla. Entendiendo que era propaganda política, el organismo decidió sancionarle.

 

En aquella cadena eran tertulianos habituales personas como Josep Anglada, de la xenófoba Plataforma X Catalunya, antiguo militante de Fuerza Nueva y discípulo de Blas Piñar, o RafaelLópez Diéguez, secretario del partido Alternativa Española, franquista y yerno del anteriormente citado Piñar. Al lado de ellos, acudían cuando querían el propio Artur Mas, Oriol Pujol, Jordi Pujoly numerosos cargos de la entonces opositora Convergencia i Unió. Es justo decir que los representantes de otros partidos tenían presencia constante en los debates, pero no lo es menos afirmar que ningún otro medio ofrecía cobertura a Anglada o a López Diéguez, debido a sus opiniones anti democráticas.

 

Allí empezó a velar sus armas mediáticas Albert Rivera. Pedrazzoli, que no dudaba poner en parrilla programas de tarot con Sandro Rey u otros de carácter erótico al lado de tertulias o la Santa Misa los domingos, decidió dar el salto a toda España, primero con el canal Metropolitan y luego en la cadena Intereconomía, propiedad de Julio Ariza. Allí Rivera se reencontrará con López Diéguez, habitual de programas como “El gato al agua” y algunos otros compañeros de mesa un tanto particulares.

 

Contertulios de Intereconomia

Con un target fundamentado en personas de edad avanzada y abiertamente franquistas, Intereconomia mantuvo durante algún tiempo la preminencia de las tertulias políticas con el polémico espacio nocturno “El gato al agua”. Allí se daban cita personas como el ex miembro del PP Aleix Vidal Quadras, fundador de Vox, el general Monzón, que a la primera que puede manifiesta que hay que sacar los tanques a la calle, Pío Moa, historiador de cabecera de los ultras y ex del GRAPO, o el hijo del falangista y escritor Rafael García Serrano, Eduardo. Todos ellos de ideología, evidentemente, ultra conservadora.

 

Acabado el tándem Ariza-Pedrazzoli (a día de hoy todavía se debe dinero a muchas personas, echándose las culpas el uno al otro) y vendido Canal Català por unos cuantos millones de euros al grupo El Punt-Avui, pro convergente, el candidato a la presidencia de Ciudadanos siguió acudiendo a los debates de Intereconomía, en los que suele sentarse el ex banquero Mario Conde, uno de los puntales de la casa.

 

Si bien ningún político debe avergonzarse por querer hacerse un hueco en un mundo, el de la televisión, hasta hace poco tiempo monopolizado por PP y PSOE, no es menos cierto que éstos orígenes son un tanto difíciles de justificar para alguien que quiere representar algo moderno.

 

Sea como fuere, si Pablo Iglesias empezó con “La Tuerka”, en un canal propio de internet – hay quien asegura que financiado por Irán y Venezuela, aunque éste extremo no se ha podido confirmar a día de hoy – no lo es menos que Rivera empezó a darse a conocer al gran público en debates en los que participaban personas de extrema derecha y en canales capitaneados por personas hostiles al socialismo y a todo lo que supusiera izquierda.

 

Es oportuno recordarlo cuando se quiere presentar una imagen de progresismo.

 

Fuente: eplural.com

 

Comments

0 comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.