en

El descenso de la misión Curiosity en Marte, todo un reto de ingeniería

Así de complicado va a ser el descenso del Curiosity cuando llegue a Marte dentro de unas semanas. El objetivo es el Crater Gale de Marte, junto a una gigantesca montaña a más de 6 kilómetros de altura.

El aterrizaje* debería producirse a las 05:31 UTC de la madrugada del 6 de agosto, hora terrestre (una hora más en la península).

 

Los últimos minutos serán tan emocionantes como aterradores, y han preparado un montaje dramatizado con música épica para dar buena cuenta de todo lo que ha de suceder para que salga bien:

 

article216415613c541fa0-5182415

  • Habrá que cambiar de configuración 6 veces
  • Habrá 76 dispositivos pirotécnicos
  • Todo está controlado por 500.000 líneas de código en las que no puede haber un bug
  • La nave alcanzará temperaturas de 1.600 grados
  • Y llegará a unos 1.600 km/h de velocidad
  • La atmósfera marciana es 100 veces más ligera que la terrestre, de modo que apenas frenará la caída
  • El paracaídas supersónico que se ha fabricado es el más grande jamás construido; pesa 45 Kg pero Debe soportar unos 30.000 Kg.
  • En el acercamiento final hay que hacer un descenso con cohetes perfectamente controlado…
  • … y luego bajar meticulosamente el Curiosity con unos cables, como si fuera una grúa
  • Tal y como explican en el vídeo, la señal desde Marte hasta la tierra tarda 14 minutos en llegar, de modo que el margen de error es cero: cuando nos llegue la señal de que ha comenzado la maniobra hará realmente 7 minutos que Curiosity habrá aterrizado grácilmente o se habrá estampado contra la superficie del planeta rojo.

 

(*) Sí, se puede decir «aterrizaje en Marte».

 

 

Fuente: microsiervos.com

 

 

¿Qué te parece?

15 points
Upvote Downvote

Escrito por Tamar Melian

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Estafas Nigerianas

La ‘marcha negra’ cobra fuerza en su camino hacia Madrid