en

Aire acondicionado en la ropa contra el calor

Aire acondicionado en la ropa contra el calor

La firma japonesa Kochoufuku patentó el invento en el país asiático. Por ahora, sus particulares cualidades estéticas hicieron que la prenda sólo utilice en espacios de trabajo, y que no sea valorada en el mundo de la moda

El invento, además de ser práctico para combatir el duro clima japonés, también es una manera de apalear los problemas de medioambiente. La energía que consumen cualquiera de las prendas equivale a la quincuagésima parte de lo que utiliza un aire acondicionado pequeño, informó el consejero delegado de la empresa.

 

Hasta ahora, los sistemas de refrigeración debían enfriar ambiente; con esta nueva creación japonesa, se puede "enfriar solo el cuerpo", comentó Hiroshi Ichigaya.

 

Dos ventiladores pequeños, en la parte de la espalda, alimentado por un paquete de pilas recargables del tamaño de un bolsillo, hacen circular el aire por la parte interior de la chaqueta. Además, el sistema permite que el sudor acumulado se evapore.

 

El novedoso producto está diseñado en 10 artículos distintos y en diferentes colores, y el precio ronda los US$ 100. Se pueden adquirir por Internet y en un número limitado de tiendas en el país asiático.

 

Desde que la compañía puso a la venta el producto, lo adquirieron más de 5.500 personas en tres años, pero la falta de estética hizo que sólo lo hicieran los trabajadores que están expuestos a ambientes cerrados, con poca ventilación

 

La desventaja más grande es que el que utilice uno de los sacos con aire acondicionado parecerá inflado. De hecho, Ichiyaga dijo que su "hija no se lo pondría".

¿Qué te parece?

15 points
Upvote Downvote

Escrito por Tamar Melian

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Un avión indio se equivoca de destino porque los pilotos se duermen

La política de vivienda del PP podría dar pie al urbanismo salvaje y depredador