Guardas pacientemente la cola, facturas tu equipaje y este desaparece tras una cortinilla de plástico. ¿A dónde van nuestras maletas cuando las facturamos? La respuesta es que se embarcan en una pequeña aventura en la que pueden llegar a recorrer varios kilómetros sin salir del aeropuerto.

Publicado en Viajes
Top