Estaría bien que España saltase por los aires 2

Estaría bien que España saltase por los aires

Estaría bien que España saltase por los aires 14

Cuando, tumbado en la mesa del quirófano, asustado como un conejo bajo la luz, te van a meter la anestesia para despanzurrarte la barriga, lo último que piensas, si eres un vicioso de la política, es ‘joder, si palmo me voy a quedar sin saber cómo termina este serial que es España, si Catalunya se independiza, si por fin salimos de la crisis, si hay regeneración democrática o si Podemos gana o se desinfla.

Tal vez en tu inconsciente, mientras te hurgan, piensas que sería mejor que España saltase por los aires, comenzando por la separación de Catalunya, que deberíamos facilitar, y todos los que, como fichas de dominó, quisieran, Euskadi y norte de Navarra al menos. Sería la única manera de empezar desde cero con lo que voluntariamente quedara y constituirse como una democracia decente. Porque de lo contrario esto no lo arregla ni dios. La Constitución se habría reformado porque habría dejado de existir. Habría que hacer una nueva sin los errores de la desaparecida, nacida en circunstancias difíciles, sin presiones ni miedos. Sin ansias de eternidad. Sin mentiras. El nacimiento de una nación.

 

Escuchando. Sin desigualdades ni normas que las propiciasen. Sin tradiciones brutales. Sin corrupciones admitidas. Sin imposiciones religiosas. Sin insinuar derechos que luego no se cumplen como vivienda y trabajo. Sin justicia decadente. Sin xenofobias. Sin racismos. Sin machismos. Sin argucias legislativas. Sin Ejecutivos acaparadores de los otros poderes. Un país como el que quisieran sus habitantes. Con referéndums a gogó. Sin pieles de toro ni vírgenes. Un país que creyese en las pequeñas utopías. En el que nadie fuese más que nadie. Lejos de Lenin, lejos de los EEUU. Sin ansias de recuperar los territorios marchados, a los que ojala les fuera muy bien. Un país de venganzas olvidadas. Con la fuerza y el sentimiento nacional de la decencia.

 

Un país en el que la democracia fuera una realidad vigorosa e incuestionable. Sin caínes ni abeles. En el que todos fuéramos inmigrantes venidos de nuestras propias tierras. De diálogo. De justicia rápida. De derechos y de obligaciones. Sin insidias ni calumnias interesadas. Un país educado. Amable, pero implacable. Sin herencias. Un país a hacer día a día. De políticos respetados porque se hicieran respetar. Un país que mereciera la pena. Sin archivos dolorosos ni bolas de cristal amarillas.

 

Un país añorado, un país siempre en ciernes. Sin nostalgias. Sin patrias chicas ni patrias grandes. Culto y dialogante. Un país honrado. Un país soñado, que, al despertar, era realidad porque el anterior ya no estaba allí. Un país sin nombre ni bandera, que entre todos tendríamos que buscar.

 

Pero no; al despertar de la recuperación, todo seguía igual. Tokaba lucha. Sin melancolía.

 

Arturo González

 

 

Fuente: publico.es

 

 

Contenido Relacionado
17 cosas para saber quién es Alberto Rodríguez (Podemos)
17 cosas para saber quién es Alberto Rodríguez (Podemos) 8

Alberto Rodríguez (Podemos) se ha convertido en el nuevo diputado más popular en el Congreso. La sesión constitutiva de las Leer más

El hombre que pudo tener razón
El hombre que pudo tener razón 9

Que el viaje político hacia el centro puede ser la circunvalación del propio ego es lo que ha demostrado Pablo Leer más

Tres tenores y una soprano que desafina
Tres tenores y una soprano que desafina 10

Rajoy, con todo lo patoso que es, habría ganado el debate que Santamaría perdió anoche. Por eso se le debería Leer más

¿Es Podemos la peste?
¿Es Podemos la peste? 11

Como casi siempre, se centra la atención en lo complementario y formal y casi nunca en lo sustancial. Gratuitamente se Leer más

La derecha sale derrotada del primer debate
La derecha sale derrotada del primer debate 12

Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, antes del debate electoral. El debate a tres entre Pedro Leer más

Los nuevos votantes prefieren nuevos partidos
Los nuevos votantes prefieren nuevos partidos 13

Iker, Naiara y Pablo, jóvenes que votarán el 20-D por primera vez. Iker Martín tiene 18 años, Leer más

⭐ Suscríbete a nuestro Newsletter ⭐