e78dcc23a66cc50cef1490ae228dfb47 - El día más triste de Javier Arenas

El día más triste de Javier Arenas

e78dcc23a66cc50cef1490ae228dfb47 - El día más triste de Javier Arenas

Javier Arenas aspiraba a festejar anoche un doble acontecimiento con una rotunda victoria del PP en Andalucía: primero la consolidación del poder de Rajoy y además un vuelco en el gobierno andaluz tras 30 años de hegemonía socialista.

No ocurrió, Arenas ganó por muy poco, cincuenta mil votos más que los socialistas que le dejan muy lejos de la mayoría absoluta. La hipótesis de una alianza con IU, como en Extremadura cuyo presidente acompañó anoche a Arenas en el balcón, es inverosímil, de manera que Arenas tendrá que conformarse con seguir en la oposición e, inevitablemente, plantear un relevo en el PP andaluz que tropieza con un techo decepcionante incluso cuando todo parece estar a su favor.

 

No faltan quienes piensan que un gobierno PSOE-IU en Andalucía puede ser peor experiencia aún que el tripartito catalán, para convertirse en el último acto de lo que sería la tragedia final del socialismo español. La cara de Arenas anoche era de funeral y la de Griñán, con el peor resultado de la historia del socialismo andaluz, traspasaba relajación. Pero la tormenta está por llegar, levantar un gobierno en Andalucía con el Parlamento que sale de las urnas, se convierte en una tarea arriesgada. Más aun con un Gobierno central hostil y exigente.

 

Para Alfredo Pérez Rubalcaba los resultados de anoche son agridulces, aparentan recuperación, permiten al partido mantener Andalucía, pero al mismo tiempo desbaratan una estrategia de renovación a fondo del partido. Griñán sale reforzado y tras él se agruparán los perdedores del reciente congreso socialista.

 

Para Rajoy la noche es también amarga, no consigue Andalucía, ni tampoco Asturias donde no tiene otra opción que bajar a tierra y llamar a Cascos para intentar hacer las paces apoyándole para gobernar en Asturias. Javier Arenas apeló durante la campaña a la humildad, no sabía lo atinado que estaba, tanto él como Rajoy la van a necesitar a cántaros.

 

Los discursos de anoche fueron todos cautelosos, nadie sabe cómo van a desarrollarse las conversaciones entre los partidos los próximos días. No hay que descartar incluso que socialistas y populares abren el melón de un pacto de gobierno entre ellos para afrontar la crisis económica y los ajustes que impone Bruselas que incluya algunas comunidades autonómicas. Ya tienen un acuerdo en el país vasco, ¿por qué no extenderlo en otros territorios y para otras materias sensibles? El escenario que abre a partir del viernes el Presupuesto que el Gobierno enviará a las Cámaras (y a Bruselas) el viernes podría propiciar ese tipo de acuerdo excepcional, al modo de los Pactos de la Moncloa.

 

Entonces la incorporación del Partido Comunista fue decisiva, ahora la situación es diferente. La hipótesis de un gobierno andaluz de coalición por la izquierda puede incidir en las expectativas de los mercados, complicar la prima de riesgo y acelerar la hipótesis del rescate. En Italia un viejo comunista como Napolitano ha sido decisivo para desalojar a Berlusconi y propiciar un gobierno responsable que en poco más de cien días ha alejado a Italia del abismo.

 

Cerca de ese abismo está ahora España, y los resultados de anoche no ayudan a tranquilizar; todo lo contrario. Rajoy y Rubalcaba tienen mucho de lo que hablar estos días, aunque antes queda el trámite de la huelga general que requiere una gestión inteligente de todos los implicados.

 

Arenas tuvo ayer la noche más decepcionante de su vida política, más aún que la del 14M del 2004, a pesar del encendido elogio que le tributó el director de El Mundo a la hora del desayuno.

 

 

Fuente: republica.com

 

 

Comments

0 comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: