en

Así es, mezquina y neofranquista, la España de Mariano Rajoy

Sabemos que el Gobierno popular maltrata con frecuencia a los sectores más vulnerables de la sociedad española con sus recortes sociales. Tras no pocas vacilaciones, Mariano Rajoy mantendrá, sin embargo, la indemnización de 400 euros mensuales a los parados sin cobertura.

La presión de la opinión pública, y del PSOE fundamentalmente, ha conseguido torcer los planes de la derecha gobernante respecto a esos 400 euros, una cifra de por sí infumable, aunque, atendidas las circunstancias, más vale  esto que nada.

 

Machacando a los machacados

Pero el PP, por boca del portavoz  Floriano -que va  de ridículo en ridículo  respecto al  Interligare y a su obsesión por liquidar políticamente a Rubalcaba-, intenta poner todo tipo de palos en las ruedas de los 400 euros. Disfruta, al parecer, Floriano machacando aún más a los machacados por la crisis.

 

Familias cercanas a la miseria

Hay que ser, en todo caso, mezquino para llegar a eso. ¿Por qué en lugar de investigar si deben o no recibir indemnización determinadas familias cercanas a la miseria, no ocupa Floriano el tiempo en investigar a sus compañeros pringados en la trama Gürtel?

 

ajivuxzcmaag1m3-1180367

 

Ricos y aristócratas

Este Gobierno, que agrada tanto a la derechona, trabaja mayoritariamente para beneficiar a los ricos y recoger en su seno a los aristócratas, ahuyentando además a las libertades civiles como las de las bodas homosexuales, la ley del aborto y  la libertad de expresión.

 

Multa gubernativa

Ahora hemos conocido que un ciudadano fue multado por el Gobierno hace unos meses,  debido a que exhibía durante un partido de balonmano entre la selección española y la de Argelia, celebrado en Alicante, una bandera republicana.

 

La bandera tricolor

Por blandir la bandera tricolor se le aplicó la ley contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. Decisión aberrante y, en el fondo, fascista o neofranquista.  Este ciudadano de la bandera republicana, y a mucha honra, no actuó violentamente, no practicó el racismo y tampoco la xenofobia. La única intolerancia que hubo fue la gubernativa. Así es, mezquina y neofranquista -cada día a peor- la España de Rajoy.

 

Enric Sopena

 

 

Fuente: elplural

 

 

Escrito por Tamar Melian

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

El look «colegiala» de Kim Kardashian

Gárgola mutante aterroriza Centroamérica