da899b4f6aecd3b25897ae28f89b2f5e - Márchese, Sr. Rajoy España por suerte no es de su propiedad

Márchese, Sr. Rajoy España por suerte no es de su propiedad

da899b4f6aecd3b25897ae28f89b2f5e - Márchese, Sr. Rajoy España por suerte no es de su propiedad

Esteban González Pons es un acreditado vocero del PP, aunque al parecer caído en desgracia por asuntos que rozan, según y cómo, la sospecha. Ayer le tocó su turno de pregonero.

Dijo González Pons: “Rajoy es el presidente porque lo han querido los españoles y tiene legitimidad suficiente para seguir gobernando”.

Este vocero carece de memoria o prefiere no tenerla. ¿No tenía legitimidad suficiente Felipe González cuando José María Aznar, líder de la oposición ‘popular’ entonces, le espetó lo siguiente desde su escaño de diputado: ¡Váyase, Sr. González!?

¿Tampoco su flaca memoria le impide recordar que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, desde el Partido Popular y desde las troneras mediáticas de la derecha, fue insultado y mancillado sin freno ni respeto alguno?

Le acosaron de forma indigna diciendo que era masón, que estaba vendido a ETA, que había traicionado a las víctimas del terrorismo –esto se lo lanzó Rajoy en el Congreso de los Diputados- que volviera con su abuelo, fusilado por los militares fascistas, siendo él un oficial del Ejército español que no quiso sumarse al golpe de Estado franquista?

Este vocero, además, tuvo los huevos tabernarios de exigir a Alfredo Pérez Rubalcaba “que muestre sus cuentas el PSOE”. La petición de que Rajoy dimita como presidente del Gobierno – efectuada por el secretario general de los socialistas- ha sido muy certera.

Desde ELPLURAL.COM con frecuencia hemos subrayado que lo mejor para España e incluso para su partido era la dimisión de un presidente incapaz de dar la talla en casi todas sus dimensiones. Es un desastre como gestor. Es un pillastre como político, incapaz de dar la cara y no decir más que palabras hueras, tópicos de estar por casa y frases estólidas, propias de un señorito del casino de Pontevedra.

Déjelo ya, y cuanto antes, Sr. Rajoy. No sólo está quedándose desnudo –el rey desnudo a punto de perder el trono-, sino que está destrozando la imagen de España en todo el orbe cristiano conocido y provoca un cabreo imparable en la ciudadanía, tan castigada por usted con sus reformas que, en la práctica, son contrarreformas, mientras los parados se multiplican y la gente no hace más que apretarse el cinturón hasta el extremo que no hay ni una sola cintura a la vista.

Márchese pronto. No le aguantamos ni un minuto más. Dedíquese a su tarea de registrador de la propiedad. Pero sepa al menos en todo caso que España, por suerte, no es de su propiedad-

Enric Sopena

Fuente: ellplural.com
 

 

Comments

0 comments

Leave a Reply