en

Los neoliberales dicen ahora que un “¡partido es una institución privada!”

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, es uno de los discípulos favoritos de Mariano Rajoy Brey. De su maestro ha aprendido Núñez Feijóo, como mínimo, el arte de tomar deliberadamente el pelo al personal o, mejor dicho, a la ciudadanía.

Cuatro años después

Cuatro años después de que el 17 de julio de 2009 el Supremo citara a declarar al entonces tesorero del PP como imputado por presuntos delitos de cohecho y contra la Hacienda pública, va Núñez Feijóo y afirma en ABC que su partido “debe pedir disculpas por el caso Bárcenas”.

 

Juego de naipes

A buenas horas, mangas verdes. Todo, pues, muy propio de Rajoy Brey. Cuanto más intenta desviar la atención de los ciudadanos respecto a múltiples chorizos populares, mejor para él, De modo que se saca de la manga cualquier juego de naipes para distraer a la opinión pública y que el tiempo transcurra a su favor.

 

Un juez de su cuerda

Y, sobre todo, procura que el juez sea más o menos de su cuerda y no Gómez Bermúdez, al que no lo puede ni ver, como casi todos sus conmilitones. Pero Rajoy, en efecto, ni pidió entonces disculpas ni las pedirá ahora.

 

Luis el Cabrón

Entre las trampas y contradicciones de Núñez Feijóo -como las relativas a la ministra Ana Mato y a su exmarido, Sepúlveda-, sostiene, para amenguar el cabreo de Luis el Cabrón, también llamado Bárcenas, que es una persona que “tiene una responsabilidad en una institución privada que es un partido”.

 

Lo que rompe

Los neoliberales del PP, que levitan cada vez que hay una privatización en España, en la actualidad proclaman, estos días, que un partido es una “institución privada”. Ello rompe con la idea de que los partidos nacen de la sociedad, a la cual representan y se deben.

 

¿Asociación de derecho privado?

O debieran hacerlo. Los partidos no pueden identificarse con cualquier asociación de derecho privado, como las sociedades mercantiles. Los partidos tienen finalidades públicas y no exclusivamente privadas.

 

Financiación pública

El Estado democrático se sustenta de forma fundamental en los partidos políticos que, a su vez, reciben sobre todo financiación pública. Es de una frivolidad acentuada, y un desprecio a la ciudadanía, lo que ha dicho Núñez Feijóo. En este país conquistar las libertades nos han costado millones de vidas.

 

Sin explicaciones

Y este monaguillo de Rajoy califica a los partidos de “instituciones privadas”. En este sentido, tiene razón Rajoy que huye de lo público y no da apenas explicaciones de lo que está pasando. Nada concreto sabemos de Bárcenas.

 

Instituciones penitenciarias

Tampoco nada sabemos de Rajoy. ¿Cuándo Génova 13 ayudará a la Justicia para terminar con la gürtel? El PP prefiere las “instituciones privadas” a las “instituciones penitenciares”. Temen algunos de ellos acabar en la cárcel. Lo tendrían merecido.

 

Enric Sopena

 

 

Fuente: elplural.com

 

 

Escrito por Tamar Melian

Comentarios

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Géiser Fly: Cuando la naturaleza hace maravillas con los errores humanos

Video porno de un Jonas Brothers