79f72da693959b79cecba9130d258b7d - ¡Hasta los huevos de las campañas genovesas!

¡Hasta los huevos de las campañas genovesas!

79f72da693959b79cecba9130d258b7d - ¡Hasta los huevos de las campañas genovesas!

Estamos ya hasta la coronilla de soportar las campañas mediáticas teledirigidas desde Génova 13. Sí, hasta la coronilla.

Pero añadimos  que también estamos  -utilizando un lenguaje coloquial o, si se prefiere, cheli- hasta los mismísimos huevos. No les podemos aguantar ni un minuto más desde ELPLURAL.COM. Ahora, vuelven con furor a tildar de nazis a los  ciudadanos y ciudadanas que protestan en la calle -como pueden y con razón- ante el expolio de los recortes y el de los presuntos corruptos, en su mayoría militantes o numerosos cargos del PP y otros supuestos chorizos vinculados a la Casa Real.

Todo esto es verdad

Llamaron nazi y asesino al doctor Montes. Llamaron proetarras e incluso amigos y protectores de los terroristas a José Luis Rodríguez Zapatero y a Alfredo Pérez Rubalcaba. Y ello en pleno proceso de paz cuando ocupaban los populares las calles.  No pocas víctimas del terrorismo fueron manipuladas. De modo que denigraban brutalmente a Zapatero, como si fuera uno de los cerebros de ETA. Todo esto que decimos hoy, y bastantes veces más,  es rigurosamente verdad.

 

El militar leal, fusilado

Pedían Rajoy, sus compinches y la derechona ultraconservadora la muerte de Zapatero y le recordaban cínicamente, los muy malvados, que el abuelo del presidente del Gobierno -un capitán del Ejército, leal a la República-  fue fusilado. Lo mataron los franquistas. Y los franquistas ganaron la guerra -no nos equivoquemos- gracias a los fascistas y los nazis. Los militares sublevados dispusieron además de los nazis vestidos de falangistas. ¿Habrá que reiterar de nuevo que el PP fue fundado por  colaboracionistas de un régimen que apoyó a Hitler – ¡recordad la División Azul!- y a Mussolini?

 

El caso faisán

Mintieron deliberada e impunemente -desde María Dolores de Cospedal y asimismo Francisco Camps-, afirmando que el Gobierno socialista nos estaba conduciendo, sin duda alguna, hacia un Estado policial. Intentaron por todos los medios liquidar políticamente a Rubalcaba a cuenta del impúdico caso faisán. El  ministro de Interior  debía convertirse , ante la opinión publica, en un amigo de los etarras.

 

El odio contra  la izquierda

La capacidad para cultivar siempre el odio contra la izquierda, más allá de siglas, es uno de los objetivos prioritarios de las campañas populares.  Procuran presentar al PSOE y, por supuesto, a IU o a gentes como la honrada y batalladora Ada Colau y sus seguidores contra los desahucios, como si se trataran de nazis o similares totalitarios.  El discurso popular es éste. Es demagogia pura y dura. Sin complejos. Sin escrúpulos. Falseando la realidad y violando la democracia.

 

Enric Sopena

 

 

Fuente: elplural.com

 

 

Comments

0 comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: