En ningún caso volvería a encargar al señor Rajoy la formación de Gobierno. Está dentro de mis facultades institucionales. Ya no por el feo que ha hecho a mi persona, que eso es lo de menos, sino por el daño causado y el desprecio mostrado a los españoles al colocar la situación política del país en una disyuntiva de difícil solución, reservándose el derecho de seguir en la carrera cuando a él le apetezca.

La imagen del cambio. Así podría ser el futuro Gobierno que ha pensado Pablo Iglesias y que podría hacerse realidad si cuajan las conversaciones que hoy mismo han acordado comenzar el líder de Podemos y Pedro Sánchez.

Me conmoví con las lágrimas de Obama ante su impotencia para regular el uso libre de las armas de fuego en su país, bastante más difícil que la prohibición de llevar revólver en las ciudades del Oeste de las películas.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se ha mostrado este martes satisfecho de su papel en el debate a cuatro de este lunes en televisión, en el que cree que la idea de remontada de su partido "se ha consolidado definitivamente", mientras que el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, "quedó fuera de la carrera electoral".

Rajoy, con todo lo patoso que es, habría ganado el debate que Santamaría perdió anoche. Por eso se le debería colgar físicamente un sambenito por su cobardía y su soberbia y obligarle a llevarlo hasta el día 21. Lo de Soraya, la tapada destapada, fue de pena con su único y repetitivo argumento de la herencia recibida al cabo de cuatro años. Soraya desafinó con sus rayados tópicos.

Cuando quedan 20 días para que se celebren las elecciones generales, los candidatos a la presidencia deberían empezar a hacer acopio de cajas para enfrentarse a una posible mudanza. El que salga elegido como nuevo presidente del Gobierno el próximo 20 de diciembre tendrá que dejar su casa y trasladarse, puede que con gran pesar como en el caso de Pablo Iglesias, a La Moncloa.

El debate a tres entre Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos), candidatos a ocupar el Palacio de La Moncloa a partir del próximo 20 de diciembre, celebrado este lunes ha puesto de manifiesto la utilidad y la conveniencia de este tipo de citas para acercar a los aspirantes a los electores y, sobre todo, conocer su capacidad de formular propuestas que susciten interés de cara a la jornada electoral.

Una de las mayores causas del declive de la socialdemocracia en Europa ha sido la renuncia de los principios básicos de esta tradición por parte de los partidos que dicen pertenecer a ella, que aparece claramente en el lenguaje y narrativa que utilizan sus dirigentes.

No es solo Pedro Sánchez el que prefiere ir a ‘El Hormiguero’ antes que lidiar con el líder de Podemos: un célebre programa de tertulia política prepara un debate en Bruselas y los socialistas solo envían a López Aguilar. Cañete y Valenciano se apartaron súbitamente de otro debate en julio al conocer que participaba el profesor de la Complutense.

Sobre Nosotros

Somos una web de Noticias Curiosas.

Intentamos publicar lo mejor y lo peor de la red, curiosidades y actualidades.

Leer Mas

Atención este sitio utiliza cookies propios y de terceros. Si continua navegando acepta el uso de cookies Leer más