Soraya y los gilipollas 2

Hacerse el gilipollas es un derecho que debería ser contemplado en la carta esa de los derechos humanos. Yo me hago mucho el gilipollas, y da como una especie de vientecillo de libertad en las orejas. Además, nunca he sido demasiado listo, y hacerme el gilipollas me resulta bastante fácil.

Sin embargo, y paradójicamente, me cabrea bastante que alguien ajeno a mí o a mi cronopia familia pretenda que yo parezca gilipollas. Sé que suena a capricho: ¿cómo puede gustarle a este tío hacer el gilipollas y disgustarle que lo tomen por gilipollas? La segunda opción es más cómoda, ya que te ahorra el delicado trabajo actoral de parecer gilipollas. Pero la primera, aunque más ardua, es una decisión personal, no una imposición. Y por alguna perversión íntima que aun se me escapa, a mí lo de tener alguna que otra decisión personal todavía me pone. Secretos del alma humana. Debilidades de gilipollas.

 

He desarrollado esta larga disertación, más llena de meditaciones que de dudas, porque ayer me dio la impresión de que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, quizás muy a su pesar, me estaba tomando por gilipollas. Dirá el atildado lector que resulta normal que un cerebro de la categoría del de Soraya, adornado de tantos laureles intelectuales que incluso los más elevados eruditos los desconocen, nos haga parecer al resto de mortales tal que un poco gilipollas. Sería necio negarlo.

 

Después de 35 años de democracia, los españoles nos hemos acostumbrado a que nos traten como a gilipollas pero sin que nos demos cuenta. Coño, Soraya, que es que ahora nos estamos dando cuenta de que nos tratáis como a gilipollas. Un poquito de disimulo, por favor. Dejadnos como estábamos de atontaos con el talante, con los cambios de Constitución impuestos por los dos grandes partidos en noviembre y tal. Antes solo parecíamos gilipollas a los ojos de los extranjeros. Ahora, con vuestras cosas, hasta en España parecemos gilipollas. Y eso no lo puede soportar un gilipollas español. Por ahí no pasa este patriota a la par que gilipollas.

 

Ha dicho Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta de nuestro bienhadado gobierno, que es absolutamente normal que seamos gilipollas. Nuestra vicepresidenta dijo ayer, no en un bar ni una orgía percherona a cuatro patas, sino justito después del consejo de ministros, en acto de mucha comunicación hacia los españoles, televisión pública y tal, dijo nuestra vicepresidenta, lo ha sacado la tele, que el Centro de Investigaciones Sociológicas, el CIS, un servicio público de estadística pagado con los impuestos de los españoles, se ha olvidado de hacer una pequeña pregunta.

 

Al CIS, al servicio público de estadística pagado por todos los españoles, se le ha olvidado en los últimos 17 meses preguntar a los ciudadanos nada acerca de su jefatura del estado. Del Rey, o sea. De Urdangarín. De la Leti y sus desencuentros con Rouco Varela. Y nos ha explicado Soraya que esto del olvido ha pasado por “criterios técnicos”. Yo no me lo creo, porque suelo olvidar por otras causas. Yo no me creo que de repente el CIS se haya olvidado por “criterios técnicos” de que tenemos un rey corrupto puesto por Franco sobre el que los españoles tenemos que opinar y decirle amablemente que se marche.

 

Soraya Sáenz de Santamaría, con su proverbial inteligencia, nos ha explicado a los españoles que el CIS no se ha ocupado en los últimos 17 meses de las más altas instancias del Estado por, me encanta la expresión, “criterios técnicos”. O sea, que usted, señor deahuciado, no puede tener acceso a saber de su Casa Real, de la Jefatura de Su Estado, por “criterios técnicos”. Los criterios técnicos, como los caminos del señor, son inescrutables. Resulta que por “criterios técnicos” no puede usted opinar de la Corona, de la Jefatura de Estado, de la Corinna. Los criterios técnicos le impiden a usted opinar y decir que esta monarquía corrupta y putrefacta es el bastión indeleble sobre el que se asienta la cohesión de España.

 

Pues vale.

 

Aníbal Malvar

 

 

Fuente: publico.es

 

 

Contenido Relacionado
Crédito Naranja: empresa uruguaya de créditos personales
prestamos personales

Es una empresa uruguaya que se fundó en el año 1988, es una institución que brinda créditos personales y se Leer más

¿Es Podemos la peste?
¿Es Podemos la peste? 1

Como casi siempre, se centra la atención en lo complementario y formal y casi nunca en lo sustancial. Gratuitamente se Leer más

Rusia Occidente posible acuerdo
Rusia Occidente posible acuerdo

¿Es posible un acuerdo diplomático entre Rusia y Occidente? La tensión entre Rusia y Ucrania se encuentra en su punto Leer más

Empresas de courier en Argentina más valoradas por sus servicios de envíos desde el exterior
courier Argentina

Una de las tendencias de mayor crecimiento entre los argentinos es la de realizar compras de diversos productos en tiendas Leer más

Top 3 de los principales estudios contables en Uruguay con mayor confiabilidad
estudios contables

Los estudios contables son garantes de que su clientela logre el cumplimiento oportuno de los requisitos legales y reglamentos vigentes Leer más

Si yo fuera el Rey
Felipe VI Rey de España junto al lider de Podemos Pablo Iglesias

En ningún caso volvería a encargar al señor Rajoy la formación de Gobierno. Está dentro de mis facultades institucionales. Ya Leer más