in

Un anciano llevaba 2 años depositando cartas en contendor de las heces de perro

Un anciano llevaba 2 años depositando cartas en contendor de las heces de perro 1

Alf Spence, un veterano de la II Guerra Mundial residente en Bedale, North Yorkshire (U.K.), tiene 91 años y es lógico que no pase por sus mejores momentos de visión. Pero también es casualidad que, como él mismo se justifica, “el buzón y el cubo para las cacas de perro sean casi idénticos”.

Los dos son de color rojo, tienen la misma forma y están pegados en un poste a una altura similar.

 

Y, encima, los dos están muy cerca el uno del otro. Así que Alf ha estado echando sus cartas en el contenedor de las caca de perro por error durante dos años. Su hija, Susan May, de 59 años, ya estaba empezando a extrañarse de que no recibiera cartas del abuelo por el cumpleaños de los bisnietos.

 

Cuenta en la edición impresa del Sunday Sport que “cada vez que le preguntaba a papá si se había acordado de los cumpleaños de los niños me decía: ‘Sí, hay un cheque en el correo”. Como no llegaban pensamos que estaba comenzando a perder la memoria o que, simplemente, nos estaba mintiendo”

 

El otro día, como cada vez que lo hacía durante los últimos dos años, Alf fue a echar el correo a sus familiares. Se acercó a su “buzón”, se tambaleó mientras abría la ranura y, cuando ya tenía media carta dentro, una mujer que estaba paseando a su perro le tocó en el hombro. “Me preguntó que qué estaba haciendo. Pensé que iba a llorar cuando le dije que quería mandar una carta. Ella tomó mi mano y me señaló que el buzón estaba al otro lado de la carretera”.

 

Alf asegura que es muy probable que no sea el único que ha confundido los buzones; y que el Ayuntamiento no debería haberlos puesto tan cerca. Pero su hija Susan va más allá y acusa a los operarios de vaciar el contenedor de caquitas de dejadez en sus funciones.

 

Se pregunta cómo han podido estar dos años viendo las cartas entre las bolsas y las heces y no se han preguntado qué hacían allí. “Seguramente no les hubiera costado haber dado unos pasos para echarlas al buzón correcto o avisar al Royal Mail para que contactara con los destinatarios”.

 

El que ha contacto con el Royal Mail es Alf, para avisarles que podían cancelar su investigación sobre los cientos de cartas y paquetes que se habían perdido en los últimos dos años. El viudo, que perdió a su esposa Betsie en 1989, dijo: “Les acusé de extraviar mi correo, diciendo que su servicio era una auténtica basura. Ahora les debo una disculpa”.

Policias destrozaron los cristales de un coche para rescatar una muñena 6

Policias destrozaron los cristales de un coche para rescatar una muñena

YEE el coche volador de diseño Chino 7

YEE el coche volador de diseño Chino