El suicidio más bello jamás fotografiado 27

El suicidio más bello jamás fotografiado

El suicidio más bello jamás fotografiado 28

El 1 de mayo de 1947, Evelyn McHale saltó a la muerte desde la plataforma de observación del Empire State Building. El fotógrafo Robert Wiles tomó una foto de McHale tan solo unos minutos después de su muerte.

La impresionante fotografía fue publicada un par de semanas más tarde en la revista Life acompañada de la siguiente leyenda:

 

El suicidio más bello jamás fotografiado 29

 

El Primero de Mayo, justo después de dejar a su novio, Evelyn McHale, de 23 años de edad, escribió una nota. "Estarás mucho mejor sin mí … No habrías sido una buena esposa para nadie, '… Entonces decidió saltar. Se acercó a la plataforma de observación del Empire State Building. A través de la niebla miró hacia la calle, 86 pisos más abajo. Entonces saltó. Al llegar a la calle lo hizo sobre un vehículo de las Naciones Unidas estacionados en la acera." 

 

El estudiante de fotografía Robert Wiles oyó un gran ruido, como una explosión. Tan sólo cuatro minutos después de la muerte de Evelyn McHale, Wiles consiguió esta impresionante foto.

 

El suicidio más bello jamás fotografiado 30

 

En el New York Times se escribió un obituario sobre McHale, con el siguiente título: "El Empire State termina con la vida de una muchacha de 20 años"

 

A las 10:40 AM, el agente de control de tráfico John Morrissey estaba dirigiendo el tráfico en el cruce de las calles Treinta y cuatro y la Quinta Avenida cuando notó que una bufanda blanca bajaba arremolinada como flotando desde los pisos superiores del Empire State. Un momento después oyó un choque que sonó como una explosión. Vio una multitud en la calle Treinta y tres.

 

Doscientos metros al oeste de la Quinta Avenida, el cuerpo de la señorita McHale aterrizó encima del coche. Debido al gran impacto sobre el techo de metal las ventanas del automóvil se hicieron añicos. El conductor se encontraba en una farmacia cercana gracias a lo cual pudo eludir la muerte o lesiones graves.

 

En la plataforma de observación, el detective Frank Murray encontró la capa de la señorita McHale, de tela gris, su cartera con varios dólares y la nota, además una bolsa de maquillaje llena de fotos de la familia.

 

El suicidio más bello jamás fotografiado 31

 

La serenidad del cuerpo de McHale entre los restos arrugados del destrozado vehículo es asombrosa. Cualquiera diría que está plácidamente dormida.

 

Años más tarde, Andy Warhol se inspiró en la fotografía de Wiles para realizar una obra llamado Suicidio.

 

El suicidio más bello jamás fotografiado 32

 

 

 

Fuente husmeandoporlared.com