La verdadera cara del bipartidismo 2

La verdadera cara del bipartidismo

La verdadera cara del bipartidismo 13

Creo que la democracia actual y una máquina expendedora de café tienen una gran similitud, ambas ofrecen (una en papeletas electorales, otra en botones) una amplia cantidad de opciones, pero todas ellas saben como poco, muy parecido.

Si a este ya de por sí asquerosa infusión democrática le sumamos un bipartidismo de embudo que cierra totalmente las restantes opciones nos queda un panorama que poco tiene que envidiarle a una dictadura.

 

Esta dictadura 2.0 basa su éxito fundamentalmente en su monopolio mediático; los medios (unos grises claros y otros grises oscuros), crean intencionadamente la impresión de estar en un estado con sólo dos partidos políticos.

 

Ambos partidos mayoritarios PP y PSOE, son actores de Óscar en nuestro panorama estatal, y juegan a la perfección el papel de gato y ratón. Su principal función es hacer creer a la población que son totalmente opuestos, poco menos que enemigos.

 

Una ley electoral desfasada e injusta y el fomento del voto útil para dividir a la izquierda, son las otras grandes herramientas a la hora de pisotear las pocas opciones de los restantes partidos políticos.

 

Esta polarización de la política, más el ya mencionado control de los medios, conduce irremediablemente a que la práctica totalidad de la ciudadanía se acerque, como imantada, hacía uno u otro polo “ideológico”.

 

Para ello, la utilización de temas controvertidos como el aborto o el matrimonio homosexual como banderas de ambos partidos en una sociedad muy dividida en estos temas, debido a una presencia religiosa aún muy importante, es una de las principales formas de conseguir ese enfrentamiento tan buscado.

 

Estos temas, en realidad, no preocupan en demasía a quién realmente controla el juego de nuestros amigos PP y PSOE, llámense mercados, bolsas, bancos o una combinación de todas. A estos, les importa poco el aborto o la aplicación de la ley de dependencia, les preocupan los ceros y el poder, nada más.

 

Al hablar de estos polémicos temas, unos y otros ponen el grito en el cielo, debates, tertulias, improperios y hasta manifestaciones de curas. Pero sin embargo, cuando llegamos a temas como la dación en pago, tema que si importa a los verdaderos jefes, PP y PSOE están misteriosamente de acuerdo en rechazarla sin dudar.

 

PP y PSOE no son más que las dos fachadas del mismo poder. Cambiar esta realidad está en las manos de todos, y afortunadamente la sociedad empieza a despertar.

 

 

Fernando López Corsi | larepublica.es

 

 

Contenido Relacionado
La verdadera razón por la que hoy no vamos al trabajo en coches voladores
La verdadera razón por la que hoy no vamos al trabajo en coches voladores 8

Durante más de medio siglo los coches voladores han sido uno de los elementos centrales de la ciencia ficción, como Leer más

Tres tenores y una soprano que desafina
Tres tenores y una soprano que desafina 12

Rajoy, con todo lo patoso que es, habría ganado el debate que Santamaría perdió anoche. Por eso se le debería Leer más